El Tribunal Supremo exime a las empresas de llevar un registro de las jornadas de su plantilla