PRESCRIPCIÓN DE LAS ACCIONES PERSONALES