La rotura de la cadena de distribución de un vehículo constituye un defecto del producto atribuible al fabricante (controversia motores N47 – BMW)