El TS impone a la Administración la obligación de indemnizar a los agentes de la Policía Nacional por las lesiones sufridas en acto de servicio, cuando el condenado a su pago resulte insolvente.