LOS PACTOS SUCESORIOS ENTRE VIVOS QUEDAN DEFINITIVAMENTE EXCLUIDOS DE LA TRIBUTACIÓN POR IRPF