El Tribunal Supremo reitera la necesidad de que el perito de la Administración reconozca de modo personal y directo los bienes inmuebles que debe valorar